Quien cabalga el fuego

Nunca he encontrado una forma tal de hacer converger las tres grandes concepciones vitales en un sólo escrito, lleno además de una belleza y naturalidad que casi no parecen de éste mundo. La libertad, el sonido de los ingrávidos grilletes al romperse, de mano de Laura Coubert.

Animo a leer a todas las y los que no teman cabalgar el fuego.

Alma Mater

The fool

Hay quien, ante la suela del abismo, cabalga sobre el fuego igual que la anatomía de un gato se une al vacío: soberana de la naturaleza, abandonada de sí misma. Hay quien recibe los impactos sin parpadear, sacudiéndose las flamas del pelo como escarcha, mientras otros se prendan de ellas mucho después, ya extintas y olvidadas un par de veces, al reparar en cuán bello, cuán imprescindible fue su efecto. Y no importa que no lo fuera en realidad: una herida sin propósito tiene la apariencia de un accidente vulgar, de modo que incluso el tiempo termina por encontrarle un buen lugar de reposo. La idea de algún entramado misterioso honraría cualquier predestinación desfavorable y, de paso, una existencia entera. En cambio, algunas eligen caer en una sumisión tan corta en valor y tan rica en excusas como la desdicha contentada, el recogimiento individual de las miserias. Mientras otras, en…

Ver la entrada original 385 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: