Confía

Rocío dice rescatar un poema antiguo; a mi lo que me sabe es a eterno.

Salud.

Galicia Poética "antolloloxía"

Rexeito a compaixón sobre todo a min mesma rexeito a ignorancia de non querer aprenderse máis

sei moito de amor, o teño visto, de preto e de lonxe, era o que facía a vida soportable e por iso

rexeito a escuridade rexeito a enfermidade rexeito a dor

que me pasa que me pasa, que che pasa

que temes

que aínda non confías no universo.

Monje a la orilla del mar, Friedrich (1809)

Confía

Rechazo la compasión sobre todo a mí misma rechazo la ignorancia de no querer aprenderse más

sé mucho de amor, lo he visto, de cerca y de lejos, era lo que hacía la vida soportable y por eso

rechazo la oscuridad rechazo la enfermedad rechazo el dolor

qué me pasa qué me pasa, qué te pasa

qué temes

que aún no confías en el universo.

@galiciapoetica

Ver la entrada original

Improvisación Sensnom I

Me libero del juicio inoportuno del lamento,
bajo el árbol medito, me transmuto en lo que siento
siendo uno con el viento, no borrará jamás el tiempo
la verdad que habla a través del sentimiento.

No te miento, el miedo enfrento en medio
del abismo; no hay espejo, soy yo mismo,
zambullido en el ahora camino del mañana,
sediento del dulce rocío de la madrugada;
el alma joven más cómo está ya tan arrugada.

Aguardo la lluvia al sentir mi ser de lava,
al estallar sin ton ni son, vida y destrucción
hechas una como en Yellowstone;
rescata la vida que dejaste abandonada en el paredón.

Bajo el influjo del orujo, torno al muggle en brujo,
cómo un león sin melena más hacia la Luna rujo;
abriendo camino al fuelle si nada me conmueve,
sintiendo el aire que se mueve
cuando en otro cielo llueve.
Te ruego bienes, ¡oh inspiración que vas y vienes!

quedó sólo el sombrero, fundido en el charco
del muñeco de nieve.

Pavesas del cenicero

Se drena
                             el polvo
    del centenar de mariposas
                       muertas
               en el fondo del ventrículo.

Jamás oyera el mar
                              sus voces
                                 diminutas
                                      de agonía;
él sólo cantaba
                 de una tormenta
                                sin fin

        Gritan
                          mudas
                                          sin audio
                           huyendo
                cómo voló la luciérnaga
                                                                      del tarro de aceitunas
                            abierto.

                                       Sin luz
                                       Sin luz

sólo el fuego   fatuo del pantano
                                                                          baila en la vorágine
                                             del unísono
y me llama
            me llama
                      me llama…

Agua deslizada en resbalón;
                  mi cuerpo cubierto de barro,
                                            del fango tomado por piedra
                  del que jamás supe moldear
                                                                                                   un cenicero

Ahora
                     arcilla
        en la boca
                        de quién quiso
                                                                ser
                                                                            aire

Todo acabó
                                          disuelto
          en el fango:

el rocío de la aurora
la espina hundida en el costado
la sal de la brisa junto al mar
el rizoma -tóxico- del tubérculo
el polen de flores
                  ya marchitas
las partículas metálicas
                   del aire…

incluso
el polvo

                  de un centenar
de mariposas
                                    muertas

que ahora albergan
                  pavesas de fuegos fatuos
entre las paredes
                                              de un cenicero.