Aprendiendo (Soneto)

No sé si soy yo que ya no confío
o que al fin he aprendido a ser paciente,
a ser la llama que el ánimo aliente
luz encendida adentro del estío.

Éste cuerpo mío es mi navío
y tiene por capitana mi mente;
lo tripulan el sudor de mi frente
y ésta sangre que aún añora los ríos.

Servirá éste verso para el doliente
y aún con éste otro el indolente
sabrá su fuerza llenarse de brío.

Guardemos la memoria del olvido
cual ése destello fugaz y esquivo
en que fuimos felices, solamente.

R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: