Fluyendo

Ha nacido en éste invierno una luz en el Averno,
un continuo que es eterno y tan mutable cómo el viento
al recolectar lamentos, al llevarse lo que siento
en mi sino sabe haciendo tantos trazos en el lienzo.

Hoy las puertas se han abierto; el mundo estalla en su concierto
mi vergel abraza al yermo cómo el alma llena el cuerpo.
No hay fracaso, no hay acierto; que espere posado el cuervo
que si hay algo de cierto haré ésto hasta hallarme muerto.

En mi sangre está la sal que aliña la instrumental
haciendo de la espiral mi camino hacia el final;
hoy nos toca hacer el mal, hacerle caso al animal
y que el latido sea el timbal, inquebrantable sea el cristal.

Lejos de tu festival, inmerso en la estival
labor de mi rima existencial, hago de mi energía vital
el más sagrado vial, mi fragmento del Grial;
que jamás me pondrán bozal hasta el día de mi funeral.

Robestrébol

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: