Petricor

¡Qué Maravilla
la Poesía Pura!
Parnaso pa’ella!

Hija del Gingko

Quiero saber el sabor desde lejos, 
como quién saca la lengua en la lluvia. 
Esta sed se sacia con cúmulos, cirros y estratos,
con los pocos esbirros que tenga tu ansiedad.

Cuéntame sin piedad y en un ataque de texto
qué es lo que logra ella cuando te toca. 
Que es lo que hace su boca, y yo leeré sus labios 
como si no pudiera oirnos nunca más.

Cuéntame cómo se viene y a dónde va
 en una nube de humo y sudor; 
dónde tu toque, un resplandor. 
Dime si hay más, si hay todo y si llueve 
entre sus besos, 
si sabe despertar el petricor de tus huesos 
y de tu piel.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .