Lires a la lluor que l’albada no desterra

Cómo un barco navega
el mar oscuro y en la tempestad se adentra;
es remero ,el corazón, cuando brega con
temor dentro la sentina.
De goces y plaños, hace estelas de vida.

Más, presto, el añorar se subleva,
entrecerrando ojos hacia hoyos que alzan la vía;
tropezando tinieblas,
siendo el abismo, elección,
del espejo dónde mañana se hunda el día.

Estando la noche por la sombra
poseída, abate -oh viento!- el vacío de estrellas,
pues el alma tiembla
y se anega en luz de invierno,
como teme y espera el frío la flor del almendro.

Toda inquietud huída;
extraído, de dentro el pecho, el tiro -pétalo de fuego-
tornando ceniza en chispa,
quedando tan solo un poco;
la llama, que adentro el alba, nunca se muere.

 

liresalalluor

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .