Soneto | Te daré con una barra de hierro

a un asesino en libertad que alegó enajenación


Te daré con una barra de hierro
¡a ti, que eres un vulgar asesino!
Que tiempo ha que torciste el camino
mereces sin duda el más frío encierro.

Tú, que muerdes al amigo, mal perro,
y exculpas tus crímenes en el vino;
deseo halles aciago destino
¡y que nadie acuda a tu entierro!

Tú, que aún te paseas por la calle
después de matar a un mentor y a un padre
a traición, en el vano de su puerta;

mearé sobre tu carcasa muerta.
No te va a perdonar ni tu madre;
ojalá tu vil corazón estalle.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .