Clamor – Coplas en clave de rap

Se persona Corocota
¿dónde está la recompensa?
Si llenas la armería
vacía queda la despensa.

Sé que soy un genio
sin hacer el test del MENSA
porque sé que solo el bien
en ésta vida te compensa.

Piensa, tu acción
determina la consecuencia;
has de pensar, hablar
actuar en correspondencia.

Yo edifico un puente
entre las artes y las ciencias:
es en el punto medio
el despertar de la conciencia.

Pues si sólo somos
energía quieta y densa
¿cómo es que ésta luz
en los vitrales se condensa?

Es que en la unidad
se basa la resilencia;
el camino y la armonía
te otorgan la consistencia.

Quiebro con tristeza
la veda en la no-violencia:
no toleramos el abuso;
va contra de nuestra esencia.

Fieras en el asalto
aún más firme la defensa;
como el rayo en el Tunguska
somos pura energía intensa.

El cariño en lo que quieres
sacrificio y paciencia;
las vías de la tribu
se abren de manera inmensa

Misma senda, unidas,
unidos en fe, pasión y ciencia.
¡Los tribunos de la plebe
invocan a la resistencia!

-Corocota

Sí a la cultura viva, no a la cultura muerta

La contracultura toma la plaza del Ayuntamiento de Barcelona en pro del
empoderamiento ciudadano.

El pasado lunes 14 de mayo, los miembros del recientemente clausurado Club Cronopios se reunieron frente a las puertas del Ayuntamiento de Barcelona en pro de la cultura viva. Más de 300 personas, de 300 artistas —entre poetas, músicas, filósofos, actrices, escritores, bailadoras y personalidades implicadas a fondo en el tejido cultural de la ciudad Condal— se dieron cita para defender la necesidad de los espacios ciudadanos y la reapertura de una de las más insignes asociaciones literarias del underground barcelonés.

crono2

Manifestantes en defensa del Club Cronopios frente al Ayuntamiento de Barcelona

Defendiendo el hecho de que no solamente es en el sector institucional ni en el corporativo dónde se conocen, configuran y crecen las artistas, los manifestantes han abogado que el progreso político y el desarrollo de la conciencia social sólo pueden lograrse mediante el poder que otorga una cultura viva y libre, que radique en las manos de la propia ciudadanía.

“Para que la consciencia se desarrolle —dice Ramón Buj, uno de los responsables en la administración de la asociación— la ciudadanía necesita de espacios cómo el Cronopios, que ha sido refugio, muelle y trampolín para tantísimas personas que disfrutan creando, aprendiendo y, sobretodo, compartiendo.”

crono1

El cierre del local no impidió a los miembros y artistas de la asociación literaria del Club Cronopios
seguir con el micro abierto de todos los lunes.

No todas las ideas justas ni revolucionarias han de llevar un “anti” cómo prefijo. El lunes la plaza de Sant Jaume se llenó de personas dispuestas a construir y comprometidas, en todo, con los pros que hacen posible el encuentro y el desarrollo de los tejidos sociales y culturales.

Pro-vida, pro-cultura, pro-libertad, son las enseñas que han embrazado los manifestantes del pasado lunes. En pro de una cultura viva y libre, afirman que seguirán luchando por hacer del arte y del pensamiento lo que ha de ser; uno de los peldaños esenciales e imprescindibles en la escalera que lleva a todo ser humano a trascender la mera existencia, y embrazar los cielos abiertos de la auténtica libertad.

Robestrébol
Imágenes por cortesía de los miembros de la asociación literaria Club Cronopios