#34 Canción a una buena brujilla

Canción a una buena brujilla

Tú, que me escuchas cuando te alegro
y cuando tengo problemas;
tú que me enseñas tus artes
y aprendes de las mías.

Tú que en blanco entintas negro
e iluminas con tu abrazo,
tú que ante cualquier percance
sé que cuento con tu brazo;

hermana, brujilla mía,
en tu intuición confía
que las horas sombrías
tendrán fin al alzarse el día.

Se conoce lo que dicen los sabios:
que antes de llegar a rozar los labios,
a las malas brujas se les da
por el culo y por la boca sin piedad;

Pero a las brujas buenas los maderos
que para sanar almas avivan los calderos.

Robestrébol