Liras a una amiga en la tercera cita

Son tus ojos dos islas
de bosques verdes en mares azules;
tus labios las orillas,
tus senos los taludes
de la sierra que viento y lluvia eluden.

De espigas la diadema
que tu sabia y dulce testa corona.
Eres alta y serena;
cual luz del alba asomas
al bajarte de tu hogar en la loma.

Me gusta tu sonrisa,
tus tiernas manos que -con disimulo-
el brazo me acarician
cuando al baño circulo
y te alejas; yo ando absorto en tu culo.

Robestrébol