Luz marina

No sé como, has sembrado en mi esperanza
el aroma de frutos estivales
pues en mi pecho retumban timbales
hasta allá dónde el cielo no alcanza.

De nuestras sendas haremos balanza;
son nuestros errores muy naturales
Pues nunca hemos sido más que animales
cuidando los brotes en la labranza.

Tengamos tan solo el aire por disfraz;
aroma a nosotros en nuestras fosas
sacarnos por fin de encima las losas
y encontrar en nosotros al fin solaz.

Sabremos un sueño la luz hermosa
y que dure una vida si se es tenaz.

Robestrébol