Sendero a Eleusis (Soneto)

Cada día me visita la muerte
y de su atención constante soy reo;
tanto poner en duda lo que veo
ha hecho de mi razón una más fuerte.

En mi mente los demonios son hueste
y andan tras de mi en todo lo que creo;
sin dar por cierto todo lo que leo
busco el camino que lleve a la fuente.

Vengo siguiendo las huellas de Orfeo
dónde reposa mi trino, el solfeo
siendo del bien en el mundo aliciente.

Está en mi destino el ser valiente;
ser uno mismo siempre es suficiente
mientras del aire las rimas moldeo.

Robestrébol

Aprendiendo (Soneto)

No sé si soy yo que ya no confío
o que al fin he aprendido a ser paciente,
a ser la llama que el ánimo aliente
luz encendida adentro del estío.

Éste cuerpo mío es mi navío
y tiene por capitana mi mente;
lo tripulan el sudor de mi frente
y ésta sangre que aún añora los ríos.

Servirá éste verso para el doliente
y aún con éste otro el indolente
sabrá su fuerza llenarse de brío.

Guardemos la memoria del olvido
cual ése destello fugaz y esquivo
en que fuimos felices, solamente.

R.

Sólo se apaga el que desespera (Soneto)

Qué fuiste si no un trozo de madera
que alguien consumió al avivar su hoguera.

Fuiste engañado por tretas arteras;
herido por las acciones rastreras
de quién dijo amarte cual vez primera.

No confíes si dice que te espera
pues sólo quiere encerrarte en su esfera
para hacer su existencia más ligera.

Alégrate de que algo sirviera
ya del sueño ha despertado la fiera.

Sin inviernos no habría primavera
y el agua fluye en continuo en las eras.

No te dejes llevar por la flojera;
sólo se apaga el que desespera.

Robestrébol

 



 

Soneto en rima A constante y consonante.

Búsquedas (Soneto)

Ando en búsqueda del verso perfecto,
de las rimas más sublimes y bellas
del alivio que en la herida haga mella;
de entre lo exquisito, lo más selecto.

Tierno y constante soy en mis afectos:
sólo tengo por guía de mis huellas
la luz ciega que emana de mi estrella
y que siempre indica el camino recto.

Quién saber quiera ha de parar la oreja
pues a todo mal se encuentra solución;
por haber vivido un día cómo león
¿quién no diera sus cien años de oveja?

Teniendo en nosotros la fuerza de un tifón
¿quién trueca las alas por unas rejas?

 

Robestrébol

 

Escultura; Enfonsar els 20 dits a terra — Joana Serra

 

Ascesis (Soneto)

Iluso es quién confía en las promesas
en que unos besos dados a escondidas
alivien el sinsabor de la herida
prendiendo en fuego todas las pavesas.

La naturaleza humana es aviesa;
posee constantes hambres de vida
y la nuestra ha sido concebida
según a lo que más nos interesa.

Día tras día en mi esfuerzo porfío
desde que al regresar del mar Egeo
se quebrara el mástil de mi navío.

Llobregat abajo lanzo mi envío;
aún si estoy trabajando en el museo
ya sólo de mi musa soy correo.


Robestrébol

Luz marina

No sé como, has sembrado en mi esperanza
el aroma de frutos estivales
pues en mi pecho retumban timbales
hasta allá dónde el cielo no alcanza.

De nuestras sendas haremos balanza;
son nuestros errores muy naturales
Pues nunca hemos sido más que animales
cuidando los brotes en la labranza.

Tengamos tan solo el aire por disfraz;
aroma a nosotros en nuestras fosas
sacarnos por fin de encima las losas
y encontrar en nosotros al fin solaz.

Sabremos un sueño la luz hermosa
y que dure una vida si se es tenaz.

Robestrébol

 

 

Faros (Soneto libre)

Montañas trepo siguiendo a Petrarca
con Dante le mando a dios éstas higas;
Garcilaso en el mástil de mi barca
dice que el viento sopla dónde Ausías.

Sueño con la muerte junto a Quevedo
y muero soñando con Unamuno;
con Calderón que toda vida es sueño
y con Lope que en el amor se es uno.

En el mar renazco junto a Pizarnik
soy libre jilguero junto a Lechowski

mis alas despliego junto a Neruda
hacia la leve ausencia de Cernuda

rozo ya el rezo ante el trazo de Góngora
respiro con el teatro de Lorca.

 

Robestrébol